“Los arboles no son paraJaén”, asi se podría concluir después de las actuaciones dereforma llevada a cabo por el Ayuntamiento en los últimos años encalles y plazas del centro Histórico. En unos casos, como las obrasen la plaza Dean Mazas se ha procedido a la casi eliminación delarbolado con la intención de dejarla como espacio diáfano paraveladores, y en otros casos, como en la calle Doctor Eduardo Arroyose ha perdido la oportunidad de integrar arbolado urbano. A lascríticas por esta obra, el Alcalde reaccionó rápidamenteargumentando que no había posibilidad de plantar arboles pero que se pondrían maceteros para embellecer la calle. Maceteros con floresy pequeñas plantas que el Ayuntamiento quizás por un sentimiento deculpa, ha colocado por numerosas calles y que hoy son ya parte delpaisaje urbano. Desgraciadamente los que hay detrás, es que para elequipo de gobierno del Ayuntamiento, y para la empresa FCC encargadadel servicio, los arboles, las zonas verdes, son una lata y unestorbo que exige cuidados, limpieza, complicaciones en suma. Ytambién que desgraciadamente aun hoy, nuestro ignoranteAyuntamiento tiene una visión trasnochada y propia del siglo XIX, enla que la vegetación solo tiene en la ciudad una función ornamental y de embellecimiento.

Sin embargo, hoy los arboles son un elemento esencial para una ciudad, y cumplen numerosas funciones paisajísticas, culturales, ambientales que no pueden realizar los maceteros. Los árboles producen una gran cantidad de oxigeno. Reducen significativamente la contaminación fijando los gases nocivos, partículas y metales pesados producidos por las combustión de los coches, calefacciones. Contribuyen con la humedad que generan a suavizar el clima de la ciudad y a disminuir el efecto “isla de calor”. Ofrecen sombra en los meses de calor y sol en los meses fríos. Reducen la contaminación sonora producida por los ruidos de la calle. Son el soporte y el hábitat de especies animales que mantienen la biodiversidad en la ciudad. Contribuyen a mejorar el paisaje urbano mitigando las formas duras de los elementos urbanos artificiales.

Los arboles, las zonas y superficies verdes, han sido considerados tradicionalmente como un equipamiento de la ciudad para el esparcimiento y la relación con los demás, la reducción del estrés urbano, la realización de ejercicio físico o el contacto con la naturaleza. Hoy además sabemos que estos elementos naturales cuidados e interconectados prestan servicios ecológicos sin los cuales hoy no seria posible la ciudad, relacionados con el ciclo del agua, el control de la contaminación, la conservación del paisaje, las condiciones climáticas, la biodiversidad, el abastecimiento de alimentos etc. Se habla así de la infraestructura verde urbana que da soporte a nuestras actividades urbanas, y pueden promover el desarrollo urbano y la creación de empleo verde.

Es indudable que todo esto tienen una enorme relevancia en Jaén, dado que la propia estructura de la ciudad y el modelo insostenible decrecimiento y desarrollo que ha ido consolidándose en las últimas décadas, generan un gran cantidad de problemas que inciden directamente en su habitabilidad; así, nos encontramos con una delas ciudades con peor calidad del aire de España. A ello se une que las condiciones de nuestra ciudad y su entorno con condiciones climáticas extremas de veranos con elevadas temperaturas, de escasez de recursos hídricos y elevada erosión del suelo, nos convierten en una zona que sufrirá severamente los efectos del cambio climático.


El arboricidio, el maltrato a los arboles con podas salvajes y a destiempo, el descuido y abandono de las zonas verdes, es algo habitual en este equipo de gobierno del PP y sus socios, ex­-Ciudadanos y Vox. Necesitamos concienciación y presión ciudadana para cambiar esta realidad, nos jugamos mucho en ello: las alud y la calidad de vida de sus habitantes, la posibilidad de que las generaciones futuras puedan seguir viviendo en este querido lugar, entre las montañas y el valle del Guadalquivir, llamado Jaén.Sería una gran noticia que después de las elecciones del año próximo hubiera un equipo de gobierno más decidido a apostar por los arboles, por los espacios públicos verdes, por la infraestructura verde urbana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.