Resolución de Jaén Sentido y Común de 19 de junio de 2019

El comité electoral de Jaén Sentido y Común, reunido conjuntamente con la Junta Directiva de Jaén en Común en formato de Asamblea abierta a todos los simpatizantes ha realizado un balance de los resultados de las elecciones municipales del 26 de Mayo y  hace públicas las siguientes conclusiones y reflexiones:

En primer lugar, queremos dar las gracias  a las 2013 personas de esta ciudad que han votado a la candidatura de Jaén, Sentido y Común, un voto que creemos es una apuesta consciente, reflexionada y decidida por hacer de esta ciudad un lugar más justo y habitable. Saludamos vuestro apoyo, este comunicado está dirigido especialmente a esas personas.

La candidatura de Jaén, Sentido y Común se presentó a estas elecciones municipales, con toda la legitimidad que nos daba el trabajo realizado dentro y fuera del  Ayuntamiento como Jaén en Común, durante el pasado mandato municipal. Un trabajo que ha sido intenso y comprometido con las personas y con los colectivos en lucha por mejorar la ciudad. Con un objetivo claro; el de iniciar un proceso de ruptura en la dinámica de desarraigo, desafección y castigo de los territorios. Los territorios a los que nos referimos son en concreto los barrios periféricos de Jaén,  los más golpeados por las políticas que han saqueado y llevado a la ciudad a su actual situación. Sobre todo aquellas zonas en las que no se baja del 40% de la población que pudiendo votar decide abstenerse. Este objetivo, si bien supera el simple marco de unas elecciones, pues busca una democratización real y no un buen resultado electoral, tenía como parte del proceso de lucha por alcanzarlo el momento electoral de este pasado 26 de mayo.     

Nuestra propuesta para estas elecciones municipales era clara: un programa de rescate para la ciudad, que sirviese como respuesta a la situación de desigualdad, precariedad y abandono que sufrimos. Con este programa de rescate como instrumento,  hemos querido realizar una política capaz de conectar con la gente de los barrios y la periferia urbana, aquellos grupos que mayoritariamente se abstienen porque no ven en la política y los políticos una solución a sus problemas. Jaén, Sentido y Común, por tanto, nunca ha querido ser uno más, ni la muleta de los poderosos, ni el sillón de los que ya lo tienen fácil, ni el trampolín de los “espabilaos”. Sabíamos perfectamente cuál era el riesgo de luchar con un programa incómodo para los culpables y los cómplices de la situación de la ciudad. Con un discurso que sabe ponerles nombres y apellidos: Castillo y FCC, PP y PSOE, que no apela a la izquierda contra la derecha sino a la ejecución de medidas concretas. Sabíamos perfectamente a qué nos exponíamos cuando decidimos centrarnos en la gente que está harta de que les prometan en campaña para luego mentirles desde el ayuntamiento. Pero también sabíamos que la alternativa era no tomar partido o peor aún, bailar la música que se orquestó en las generales, la de servir como instrumento de restauración del PSOE.  

Decidimos, por tanto, luchar por ser el instrumento de defensa en el ayuntamiento de los que están hartos de la politiquería y no lo hemos logrado. Los resultados electorales lo demuestran, no hemos llegado al 5% de representación que exige la ley, nos han faltado unos 700 votos. Las razones de este mal resultado creemos que son diversas: la primera y principal es la que nos atañe, nuestras fuerzas e implantación en la ciudad son insuficientes y no hemos podido conseguir el objetivo de conectar para movilizar el voto con nuestro programa de rescate, en los barrios una vez más la abstención es el bloque mayoritario, en torno al 50%  del censo, algo que debería alertar sobre la calidad democrática de nuestra ciudad; Junto a esto un contexto político general marcado por las recientes elecciones generales, oportunamente convocadas un mes antes de la municipales y que con su consecuente ruido han ensordecido el debate municipal hasta convertir las propias elecciones municipales en un partido de vuelta de las generales; Así mismo el contexto municipal fue determinado por la imposibilidad de la confluencia con Adelante Jaén (IU y Podemos), que como demuestran las noticias de los últimos días, ha decidido priorizar su desmarque en la futura reorganización de la estructura de esa organización  a nivel andaluz, que fomentar que se ampliara la base social de un proyecto alternativo en la ciudad de Jaén. Por nuestra naturaleza municipalista, que prioriza la lucha política en y por Jaén, ni siquiera se nos abrió la puerta a discutir un programa común, la oferta única fue la de ser absorbidos sin igualdad de condiciones (la formula de coalición no era una opción para Adelante Jaén).

Seguramente, presentarnos a las elecciones con unas siglas distintas a las de Jaén en Común haya influido en el resultado,  ya que no es fácil hacer visible una nueva marca y su propuesta, cuando hasta algunos grandes medios de comunicación nos han dejado fuera de los debates electorales públicos.

Pese a los resultados, creemos que hemos hecho un gran trabajo antes y durante la campaña. La candidatura y nuestra candidata a alcaldesa han estado a la altura del reto que teníamos. Se ha hecho una buena campaña, imaginativa, con buen ambiente, en la dirección de lo que queríamos: propuestas programáticas en positivo y con mucha presencia en la calle. No hay rincón de la ciudad en el que no hayamos estado y dejado nuestras propuestas. Por ese esfuerzo realizado, tenemos que valorar que una modesta fuerza local, sin apoyo mediático, sin tener detrás la cobertura de la estructura de un gran partido de ámbito andaluz o estatal, hayamos obtenido el respaldo de más de dos mil personas.

Los resultados de las elecciones municipales  no auguran nada positivo para Jaén. Dada la sujeción y el acatamiento a las directrices de las élites financieras, que mantienen PP, PSOE, Ciudadanos, y Vox, la ausencia de una fuerza con peso determinante en el Ayuntamiento para hacer valer las prioridades de Jaén en la política municipal, hace más necesaria aún si cabe, fortalecer la contestación y oposición a las políticas lesivas para la ciudad. Para muestra un botón, escasas semanas después de las elecciones generales el resultante para la provincia de Jaén fuese la recomposición del bipartidismo y el ascenso de sus repuestos, se anunciase un nuevo recorte en comunicaciones por tren, o que escasos días después del 28A el Banco de España, reclamase nuevos ajustes y recortes sociales acatando las ordenes de una Europa que reclama 15.000 millones de euros.

El triste espectáculo de estas semanas de las bochornosas negociaciones y mercadeo entre los grupos para la elección del nuevo Alcalde, así como del primer pleno municipal, nos siguen señalando algo que nos hace reafirmarnos en nuestra lectura de la situación. En Jaén sobra politiquería, falta política y propuestas concretas sobre el empleo, la situación de los barrios, el acceso a la vivienda o la movilidad, para cambiar la realidad. No ha existido debate sobre la situación de la ciudad, no se han traslado propuestas por parte de los grupos implicados en el triste espectáculo de compra y venta de apoyos. No, lo que ha primado han sido las disputas por la apariencia. Desde Jaén, Sentido y Común nos oponemos firmemente a seguir normalizando la situación de excepcionalidad y retroceso democrático que viven las mayorías sociales, y nos reafirmamos en nuestra posición de rechazo al simplista y poco preciso eje de la izquierda contra la derecha. El momento actual demanda hablar de política real no de simbolismos.


Por tanto Jaén, Sentido y Común, va a seguir la línea de trabajo enunciada al principio de este escrito, luchando por constituirse como un movimiento plural que conecte política y socialmente con los sectores más abandonados, con una concepción de ciudad, en clave igualitaria, democrática y verde,  poniendo en marcha acciones e iniciativas de todo tipo para alcanzar ese objetivo que anhelamos de un Jaén más justo y más habitable, apoyando las actividades y propuestas de los colectivos sociales con los que compartimos objetivos. Para ello convocaremos una Asamblea abierta a la participación de toda la ciudadanía en la que discutiremos la forma en la que nos organizaremos a partir de ahora y cómo vamos a seguir con el trabajo realizado por la ciudad y la ciudadanía. No vamos a defraudar a las 2013 personas que nos han votado. Ellos siguen cavando el hoyo al que han lanzado a Jaén, nosotras seguimos buscando manos que nos ayuden a salir de él.  

Jaén,  19 de junio de 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.